En este post quiero rendir homenaje a mi familia saharaui, a todas las familias saharauis y a el ritual del té saharaui. En sus hogares fuimos acogidos como en casa y tratados como reyes. Entre tés conocimos su cultura y una nueva forma de ver la vida.

Quiero dar las gracias a la familia que nos acogió y al resto de familias saharauis, su hospitalidad fue desde el comienzo algo indescriptible, su calor humano algo más intenso que el fuego del desierto. Lo que recibí fue, y es, un bendito tesoro que guardo en mi corazón. Fui a los campamentos de refugiados saharauis acongojado, esperando encontrarme miseria, pobreza y tristeza. Y lo que me encontré fue alegría y amor, mucho amor. No puedo explicar con palabras la gratitud que siento. Gracias, gracias y gracias por todo mis queridos hermanos y hermanas saharauis.

Mi familia saharaui
Mi familia Saharaui al completo

En una semana pasé de ser un total desconocedor del té a haber pasado horas enfrente de su preparación, de no haber bebido prácticamente nunca a volverme un absoluto fan de esta bebida. El ritual del té es una parte importante en la vida de los saharauis. Lo toman a la mañana y a la tarde, cada vez que hay un nuevo invitado en casa, o cuando no hay nada que hacer. No solo ayudará a despertar la modorra del calor sino que también repondrá los azucares perdidos al sudar. Y parece mentira, pero en el Desierto del Sahara toman té caliente, hirviendo, para combatir el calor.

Preparando té en los campamentos saharauis

El ritual del té saharaui se compone de tres partes, de tres tés. El té que beben es té verde. Primero hierven agua junto con las hojas de esta infusión. Mientras tanto se preparan tantos vasitos como personas vayan a tomar y se charla. Cuando está listo, se vierte té en uno de los vasos, solo en uno, y se empieza a escanciar el caliente líquido de vaso en vaso. Desde el primero hasta el último y del último al primero, hasta que están todos medio llenos de espuma. Es entonces cuando el té será servido en cada uno de ellos, será repartido y tomado.
Este primer té se dice que es amargo como la vida.

El ritual del té saharaui

Una vez acabada la primera ronda se procede a la segunda. Se vuelven a cocer las mismas hojas de té y esta vez se añade azúcar, montones de azúcar. Se volverán a preparar los vasos, cuando sea oportuno se volverá a verter té en un vaso sólo. Y comenzará de nuevo la danza de este caliente líquido saltando de vaso en vaso en manos de la destreza de la persona que está preparándolo, hasta que la espuma llegue hasta la mitad de los recipientes. Se volverá a servir, a repartir y a tomar de nuevo.
Este segundo té se dice que es dulce como el amor.

Te Saharaui

Y tras la segunda ronda viene la tercera. Esta vez se volverán a cocer las mismas hojas y se añadirá aún más azúcar, y se procederá al mismo ritual que en las dos rondas anteriores. La preparación es sutil y delicada, no se escatima en tiempo, aquí tienen escasez de muchas cosas, pero si de algo disponen eso es tiempo. Entre preparación y preparación, entre sorbo y sorbo se hablará de todo y de nada, en español o en hasanía, habrá espacio incluso hasta para el silencio.
Este tercer té se dice que es suave como la muerte.

Amargo como la Vida

Dulce como el Amor

Suave como la Muerte

Frases del Ritual del Té saharaui

No solo estoy saboreando un maravilloso néctar, sino que además estoy recibiendo una lección de vida. Una lección que me acompañará desde este momento y me guiará en mi camino para siempre.

Y entonces llegará un nuevo invitado, y comenzará de nuevo el Ritual del Té Saharaui.

¿Te gustó? Por favor ¡COMPARTE!